Terracota

Terracota

Los suelos de terracota crean ambientes rústicos y cálidos. Un tratamiento con aceites naturales mantiene la textura de la terracota. Cuando se saturan los poros de las baldosas, éstas quedan protegidas contra manchas y se facilita la limpieza.

En exterior la terracota se trata con el aceite LINUS. En interior también se puede aplicar LINUS; pero si se desea poca variación en la tonalidad se emplea el aceite MELDOS -para un acabado casi mate o como tratamiento previo a un acabado con ceras- o el aceite KUNOS si se desea conseguir un resultado algo más satinado y que forme ligera capa superficial.

El acabado opcional con cera después del tratamiento con aceite se realiza con la cera para suelos BILO; y en el caso de terracota manual preferiblemente con la cera líquida GLEIVO.

Para la limpieza diaria se emplea el limpiador neutro TRENA y periódicamente la emulsión autobrillante GLANOS que regenera el aspecto del acabado.

Horario

Lunes a Jueves

de 8:30 a 17:30

Viernes de 8:30 a 15:00

Facebook

Empresas colaboradoras