De suelos tratados con meldos y bilo

Indicaciones de mantenimiento para suelos acabados con

MELDOS-Aceite endurecedor 264 y BILO-Cera para suelos 303

 

La veta de la madera se aviva notablemente con el tratamiento con MELDOS. El acabado se realiza con una cera, por ejemplo BILO 303 ó SOGO-Cera dura en caliente 307.

 

Su aspecto natural y tacto agradable crean ambientes cálidos y confortables.

 

La superficie queda protegida contra la humedad, suciedad y desgaste mecánico. Es antiestática, lo que ayuda a que se ensucie menos y a que mejore el clima interior.

 

Por favor, tengan en cuenta algunas recomen-daciones para que su suelo sea duradero y fácil de mantener.

 

Si el suelo está tratado con MELDOS 264 y acabado con un producto en base cera, recomendamos que en los primeros días después del tratamiento se trate con cuidado. Cuanto menos se transite al principio, más duradera quedará la superficie.

 

Si a pesar de las precauciones se producen daños en la superficie, es imprescindible lijar primero a grano 240 y después con grano 400. Después, se aplica en la zona MELDOS y la cera empleada inicialmente.

 

Limpieza diaria

En la primera semana después del tratamiento, se debe limpiar exclusivamente en seco, y no deben colocarse moquetas o alfombras. Colocar los muebles con cuidado.

 

Después de al menos 4 semanas de endurecimiento total, el suelo tendrá su resistencia definitiva. Sin embargo,

recomendamos evitar colocar sillas de oficina directamente sobre la superficie, y colocarlas sobre una alfombra.

En la zona de entrada, es recomendable emplear felpudos.

 

Limpieza a fondo y mantenimiento

Después de pasar escoba o aspirador, emplee para la limpieza en húmedo TRENA-Limpiador neutro 556, diluido en agua en proporción 1 : 1000. Esto equivale a una cucharadita sobre 10 lt de agua. Evite concentraciones superiores, y pase la fregona bien escurrida. Si realiza una limpieza semanal con TRENA, puede combinarlo una vez al mes con GLANOS-Emulsión

autobrillante 559 añadida al agua de fregar, a fin de mantener el suave brillo (1 cucharadita sobre 5 lt de agua).

 

Pasillos desgastados, arañazos, golpes

En zonas con mucho desgaste, o también en colegios,

guarderías, bares, tiendas, etc., recomendamos un

mantenimiento con BIVOS-Aceite-cera 375, cuando las superficies parezcan mates, y el suelo pueda estar 16 horas sin pisar (tiempo de secado); en casos extremos, una vez a la semana.

 

Ambiente interior

Las condiciones óptimas son: 18 - 22 °C y una humedad relativa del 40 - 60 %.

El fabricante de maderas para suelos la dimensiona y acondiciona para estas condiciones.

En estas condiciones, la madera tendrá una humedad entre el 8 y 11 %. Con este abanico de humedad ambiental, no se producirán movimientos importantes en las juntas ni deformaciones notables del pavimento por hinchamiento.

La madera es especialmente sensible a cambios en la humedad ambiental.

La humedad de un suelo de madera tratado con MELDOS corresponde con la humedad ambiental.

 

Después de una colocación de parquet en obra nueva, es imprescindible un control del clima interior. Por ejemplo, la humedad que migra de paredes recién revocadas, sólo puede ser regulada mediante ventilación controlada y calentando adicionalmente el ambiente interior, incluso con temperaturas veraniegas.

 

En las zonas cercanas a una chimenea que se usa a menudo, se produce calor por radiación, lo que provoca que el parquet se reseque hasta una distancia de 1,5 metros. Una tarima ancha puede encogerse hasta un 0,5 %. En este tipo de situaciones, deben tomarse medidas de compensación y protección.

 

En cuartos de baño, es importante que las testas de la madera se saturen con MELDOS, siempre que sea

posible.

 

En zonas que se mojan a menudo (paredes y suelos), deben eliminarse las gotas de agua. Con el paso de los años, podrían formarse marcas difícilmente eliminables de cal y otros minerales disueltos en agua, dejando en la superficie velos grises y blanquecinos.

 

En invernaderos sin calefacción y con plantas interiores, se produce una humedad ambiental muy elevada. Como remedio, se puede ventilar a menudo o colocar un deshumificador.

 

En términos generales: en los meses de invierno, una tarima interior en habitaciones con calefacción está sometida a un proceso de contracción. Consecuencia: las juntas se abren.

 

En verano, una mayor absorción de humedad (a pesar de la temperatura exterior elevada) provoca un hinchamiento de las fibras de madera y una dilatación de la tarima: las juntas se vuelven a cerrar.

Un recubrimiento con MELDOS 264 y cera retarda la emisión o absorción de humedad. No existe ninguna pintura que selle completamente un pavimento.