Consejos para madera de peral

Consejos para madera de Peral

 

 

 

 

Tipos de madera: Peral y sorbo silvestre

 

Descripción de la madera: Madera de poro disperso, con muy pequeño diámetro de poros. Las fibras son cortas y muy finas. La madera es pesada y muy dura. De estas características resulta la superficie muy lisa, incluso más que la de manzano.

Se encuentra en el mercado habitualmente vaporizado, muy pocas veces también sin vaporizar.

La madera maciza muchas veces se vaporiza durante mástiempo que las chapas. Las superficies parecen

sencillas, ya que no se observen radios. Los anillos apenas se pueden apreciar.

 

Maderas similares: Serbal de cazadores, mostajo

 

Tonalidad de la madera: marrón rojizo, marrón oscuro, marrón claro

 

 

La madera de peral presenta el mismo color en el corazón y la albura. Pocas veces, se encuentra una formación de falso corazón, que se diferencia de forma irregular en un color más oscuro:

En algunos casos, se encuentran franjas longitudinales más oscuras. La superficie parece sencilla, ya que los

radios no se distinguen cromáticamente. La madera no vaporizada es notablemente más clara. En las superficies longitudinales, se encuentra a menudo un aspecto con aguas en sentido radial. La madera oscurece con el tiempo. La madera de los árboles viejos es más oscura.

 

Lijado

Lijado previo gradual hasta grano 280 – 320. Lijado intermedio a grano 600, o esponja lijadora con efecto similar.

Dado que las maderas mencionadas presentan superficies muy sencillas y un diámetro de poros muy pequeño, las faltas de lijado se aprecian más que en maderas con más veta.

 

 

Tratamiento con KUNOS 241

 

a) Aplicación a muñequilla o brocha

Imprimación: Consumo aprox. 40g/m².

Secado intermedio aprox.12-24 horas, después lijado intermedio a grano 600.

Primera mano: Consumo aprox. ca.10g/m². Secado intermedio 24 horas, lijado intermedio a grano 600.

Segunda mano: Consumo aprox.5g/m².

Retirar los sobrantes al cabo de aprox. 15 minutos después de cada aplicación, con paño de algodón.

Si después de la tercera aplicación todavía no se hubiera conseguido un brillo homogéneo, se aplicará

KUNOS 241 diluido con 20% SVALOS 293, frotando con un paño.

Lijados intermedios con lana de acero 0000.

Para un acabado mate-satinado, frotar la superficie después del secado de la tercera mano con lana de acero 0000.

(La lana de acero 0000 no deja marcas de lijado).

La aplicación a pistola permite evitar manchas irregulares.

Si se retira el sobrante con excesiva presión, se producirán manchas.

 

B) Tratamiento a pistola

 

1ª mano como imprimación:

KUNOS 241 sin diluir

Consumo aprox. 40 g/m²

2ª mano:

KUNOS 241 + 20 % SVALOS Diluyente para pistola 293

Consumo aprox. 10 g/m²

3ª mano:

KUNOS 241 + 20 % SVALOS Diluyente para pistola 293

Consumo aprox. 5 – 8 g/m²

Lijados intermedios al cabo de 16 – 24 horas después de cada aplicación, a grano 600.

En caso necesario, retirar los sobrantes al cabo de 10 – 15 minutos con paño de algodón.

 

Transfondo

En caso de aplicación sobre chapas, realizar siempre pruebas previas y compruebe el resultado en la unión y cola.

Si las chapas empleadas son siempre de la cara derecha, no se producirán problemas de contrastes indeseados.

 

Cuando en un mueble se combinan chapa y madera maciza, deben realizarse siempre pruebas previas para comprobar eventuales diferencias de tonalidad.

En este caso, es importante respetar escrupulosamente las cantidades a aplicar y el tiempo de espera antes de repasar con paño. En madera maciza, deben aplicarse siempre las mismas cantidades en ambas caras de la pieza; en caso contrario, pueden se presentarán problemas de alabeos y abarquillamientos, ya que las condiciones interiores de un armario son diferentes del exterior.

 

La madera de peral no presenta fibras rectas. El árbol no tiene tronco recto. Se comercializan sólo trozos

cortos de tronco. De estas peculiaridades resultan muchos problemas, como diferencias en el grado de brillo y en la intensidad del veteado, así como las aguas en la madera longitudinal.

 

Si se pretende que en el aspecto final el veteado quede menos avivado, deberá reducirse el consumo en la imprimación a 20 g/m².